ruidos en las aulas

Cómo afecta el ruido en las aulas al rendimiento escolar

¿QUÉ ES EL RUIDO?

En mi opinión, el ruido es todo sonido que nos desagrada, y su percepción y nivel de molestias puede ser distinto para cada persona.

Con motivo de a vuelta al cole, he creído que sería interesante hablar del ruido al que día a día se exponen nuestros hij@s en los colegios. Teniendo en cuenta que tanto profesores como alumnos pasan un gran número de horas en sus clases, el ruido generado en los centros educativos y al que son expuestos, debería ser un problema muy considerable y a tener en cuenta, ya que las consecuencias pueden ser irreversibles.

La finalidad de este post, además de informar acerca del riesgo de la exposición al ruido que sufren nuestros hij@s en las aulas, es promover tanto a padres y madres, como a profesores, maestros y alumnos, la importancia de la contaminación acústica y lo que influye en nuestra calidad de vida y bienestar. Ser conocedores de que el ruido es un problema mas y de sus consecuencias es primordial, y desde la educación en las aulas y desde las normas de conducta que marcamos en casa, podemos combatir este problema y reducir el ruido en nuestros ambientes mas cercanos creando hábitos de comportamiento en los niñ@s que mejoren el nivel de ruido al que se exponen.

¿QUÉ RUIDOS HAY EN LOS CENTROS EDUCATIVOS?

  •  La ubicación de los centros educativos es muy importante, además del ruido que se genera en el aula, los alumnos y profesores pueden estar expuestos a ruidos procedentes del tráfico rodado de vehículos, trenes o aviones, así como ruido generado en el centro de ciudades. Lo ideal en estas situaciones es que se instalen pantallas acústicas para reducir el ruido que llega al colegio, así como que el centro educativo posea un buen aislamiento acústico sobre todo en las ventanas de las aulas.
  •  El ruido que se genera en el centro educativo:
    •  Arrastres de sillas y mesas.
    • Apertura y cierre de puertas.
    •  Ruido de gritos generado por el alumnado en el cambio de clase o en la salida y entrada al recreo.
    •  Ruido generado por el alumnado para subir y bajar las escaleras del centro.
    •  Mal comportamiento de los alumnos en las aulas en ausencia del profesor.
    •  Ruido generado por determinados focos de ruido del centro educativo como pueden ser los compresores del sistema de climatización, cuarto de calderas, bajantes sanitarias…

La mayoría de estos ruidos se puede combatir modificando la conducta de los usuarios del centro. Esto mismo también se puede trasladar a nuestro comportamiento en casa, donde también es primordial una buena conducta para no molestar a nuestra familia y vecinos.

Mejorar el ambiente sonoro en nuestros entornos mas frecuentes es cosa de todos, ¿Qué podemos hacer para reducir las molestias de ruido que ocasionan nuestras malas conductas?

  • No arrastrar las sillas y las mesas e incluso colocar protectores de fieltro o goma en las patas de las sillas y mesas.
  • Pasea y charla sin dar gritos en los cambios de clase o en las salidas al recreo.
  • No gritar en el recreo.
  • No cerrar las puertas y ventanas de golpe.

CONSECUENCIAS DE LA EXPOSICIÓN AL RUIDO EN LAS AULAS

 

  • Déficit de atención y de memoria.
  •  Alteración de la capacidad lectora.
  • Discriminación auditiva
  •  Falta de motivación
  •  Nerviosismo
  •  Alteraciones en el sueño
  •  Aceleración del ritmo cardíaco
  •  Estrés
  •  Ansiedad

Después de muchos años trabajando en el mundo de la acústica y del control del ruido ambiental, realizando mediciones de ruidos generados en locales de todo tipo de actividades y que se transmiten a viviendas colindantes, sé que la molestia que generan los “sonidos indeseados” repercute directamente en nuestras vidas de forma negativa y deja secuelas que en ocasiones son difíciles de eliminar.

Estoy convencida de que no solo las normativas que regulan la contaminación acústica ambiental puede intervenir en reducir este problema, sino que también, desde la educación podemos combatirlo.

Ir arriba